SIGA PIDIENDO PALMAS CHAZA

Héctor Chazarreta seguirá siendo el técnico de Las Palmas. Por este motivo hoy les traemos su historia, “su rica historia”. Ex jugador y con un historial futbolístico digno de ser plasmado en las leyendas populares del barrio, hoy les presentamos un poco de lo que fue su magia.

Por Lucas Llerena



Competir contra Maradona o Bochini, ganar un campeonato nacional en primera división, jugar en el exterior, ser protagonista en los clubes más grandes de Córdoba. Algún despistado puede imaginarse que estoy contando el sueño de un pibe de la liga, pero no, esto es solo una puntita de lo que fue la exótica y gloriosa carrera futbolística del hoy DT de Las Palmas, Héctor Chazarreta.

Nacido un 10 de Agosto de 1955 en San Miguel de Tucumán, el “Chaza” viene de tener un 2015 sumamente positivo al mando del equipo del viejo camino a La Calera en lo que respecta al Federal B, a tal punto que esa campaña ya quedará en las vitrinas históricas azules, siendo esta la segunda mejor de la historia en esta competencia afista (detrás de la 2013/2014 cuando eran dirigidos por Leandro Chiatti). Quizás este sea el mayor motivo para que la dirigencia haya apostado de vuelta por él.

Pero en fin, detrás de ese gran DT existe un ex jugador que sin dudas gastó bien los tapones de sus botines. Con apenas 15 años debutó en su provincia natal, en el club Tucumán Central para luego pasar a Atlético Ledesma donde estuvo tres años. Su juego era una delicia y las propuestas no se hicieron esperar, Rosario Central lo sumó a sus filas.




Jugando para el Canalla fue donde Chazarreta engrosó su historia, consiguiendo el título nacional de 1980 con una anécdota que es una joyita: “En Central jugué absolutamente en todas las posiciones, hasta la 1 me puse. Cuando fuimos campeones hubo un partido en la ida de los cuartos contra Unión de Santa Fe que tuve que ponerme los guantes por que nos expulsaron al arquero que en ese momento era Ricardo Ferrero. Y como ya teníamos los cambios realizados, pedí ir al arco ya que en los picados a veces me gustaba atajar. Por suerte quedó el arco en 0 en ese encuentro”.



Además de marcar 50 goles con el equipo Rosarino, tuvo la dicha de enfrentar a los mejores de esa época, y no estamos hablando de nenes de pecho sino de jugadores de la talla de Diego Maradona, Ricardo Bochini, Beto Alonso, Chocolate Baley, entre otros. “Verlo jugar al Diego es un espectáculo algo asombroso, tiene una técnica única y trata a la pelota de una forma increíble. Yo lo enfrenté en varias ocasiones, la primera fue jugando para Argentinos con 16 años y después en Boca. Lo ves y te dan ganas de salir de la cancha y sentarte en las tribunas para aplaudirlo”.

El Chaza también exportó su talento a otros países, teniendo un paso por Independiente de Medellín (Colombia) y Hamilton Steelers (Canadá). Obviamente era ilógico no codearse con los nuestros, con nuestro fútbol. Y su romance con el fútbol Cordobés tuvo como protagonistas a Racing y Talleres (Equipo donde se retiro en 1995).
Existen más historias de él, más clubes, más goles. Hoy nuestra liga tiene el privilegio de tenerlo como protagonista, sentado en el banco pero transmitiendo toda una vida de buen fútbol.

El Viejo Camino a La Calera lo espera nuevamente con los brazos abiertos en este 2016, su meta es seguir haciendo historia con los Azules. Sólo queda esperar para ver los resultados, mientras tanto no deje de pedir palmas Chaza.


La nueva etapa empieza el próximo lunes 11 a las 17:00 hs en el predio que Belgrano tiene en Villa Esquiu.