EL LUIFA LE HACE HONOR AL APODO


Conocé quien es el Luifa Galesio, artillero casi por obligación. El portador de nombre de goleador todavía no definió su futuro inmediato.

Por Julio Oronado


Luis Fabián Galesio. Galesio por parte de padre. Luis Fabian por Artime. Y no es la presentación de un humorista. Galesio padre es fanático del histórico goleador de la B. Y no dudó en ponerle así a su hijo.
Seguramente habrá soñado con que Luifa juegue de 9 y la emboque seguido. Y se le cumplió el deseo. A fuerza de goles, el grandote ex Instituto se hizo un nombre.


Como a muchos a los que les fue bien, se formó en Barrio Parque. Allí estuvo hasta los 15 cuando surgió la chance de probarse en Arsenal de Sarandi. Luego de un filtro de 250 jugadores, Galesio quedó en el club.






En el Viaducto llegó a debutar en Reserva frente al Boca de Viatri, Federico Bravo y el uruguayo Sebastián Sosa. Estuvo un tiempo y, ante las pocas oportunidades, se volvió. Esa época es recordada por el 9 como una de las mejores. En la Quinta fue el máximo anotador del torneo. Aparte tenia otro motivo para regresar a su Córdoba.





A la vuelta lo esperaba el nacimiento de Lola Galesio, su hija. Desde entonces, la pequeña es el principal motivo por el cual Luis Fabian se levanta cada día.
Volviendo a lo de inflar redes, ya instalado en la Docta, su futuro era Instituto, tras el pedido de Daniel Mira. En la Local marcó seguido y eso le valió hacer la pretemporada con el plantel de AFA, pero todo no fue como esperaba. En aquel viaje, sólo hizo trabajo físico y no tuvo chance de inflar redes para que lo vean dos especialistas en la materia, Miliki Jiménez y el Cocayo Dertycia. Pero algo bueno le esperaba.

Barrio Arguello fue su nueva casa y Peñarol, su club. El Federal B era la gran expectativa para 2014. Y mal no le fue. Mas allá de un comienzo sin ser titular, con trabajo y goles pudo cerrar un breve ciclo, exitosamente.
De aquel paso por el Millonario, hubo una situación que quedará marcado en la vida del artillero. En su primer entrenamiento le tocó jugar en una canchita próxima al Trampero. La anécdota lo sitúa en una tarde en la que había llovido. El entrenamiento iba de lo mas bien, hasta que tuvo que ser demorado por el paso de un carro por el potrero. Fue una situación graciosa para un jugador acostumbrado a la comodidad de La Agustina.
El tiempo pasó. Hoy la Peña entrena en el Tramperito. Y Luifa valora aquella enseñanza para disfrutar del presente. “De Peñarol me llevé grandes recuerdos. Aprendí mañas y sumé confianza”.

EXTRAÑO RÉCORD
Luis Fabián quedaría en el libro Guiness (si es que alguien se tomara el trabajo de certificarlo) de marcar goles en los partidos en los que jugó con una mascara protectora (2 de 2). En la semana previa de a fecha 15 chocó con un compañero en una práctica y sufrió la fractura de su tabique. El receso en la Liga Cordobesa le dio el tiempo necesario para tener lista la máscara protectora. Finalmente la utilizó ante Atlético Carlos Paz y Las Flores y marcó goles en ambos partidos. En el año totalizó 7 gritos sagrados.



Luis Fabian Galesio se acostumbró a marcar goles, casi por obligación. Un Luifa no puede no ser artillero.



En el mes de abril de 2016 se sumó al club 9 de Julio de Morteros,

donde disputó 3 partidos oficiales.


El 19 de mayo ingresó al reality Gran Hermano, tras un

breve paso por 9 de Julio de Morteros.


A principios de agosto fue eliminado del reality y dejó este saludo

para los seguidores de la Liga Cordobesa



El 24/8 se consagró como ganador de Gran Hermano.