MI URUGUAY QUERIDO

Alaides Julieta Bonilla Paz usa la 7 de Racing en el fútbol femenino de la Liga Cordobesa, y en la selección uruguaya. Vive en nuestro país desde 2014 y, desde entonces, marcó casi 80 goles. Su vida y sus sueños.

Por Julio Oronado
Nació en Montevideo hace 19 años, pero vivió siempre en Canelones. Toda su vida jugó a la pelota. Y se nota cuando entra a una cancha. Esta temporada inició para ella de la mejor manera. En 2016 ha marcado 12 veces en 5 partidos, pero su obra suprema fue en el 5-0 ante Juniors, donde marcó todos los goles (Racing 5-0 Juniors).
Comenzó en Colinas de Solymar a los 8 años  jugando con varones. Luego Cruz del Sur para después pasar al club Nacional de Football  a los 11 años  (ya fútbol  femenino). Al poco tiempo llegó a Alumni donde jugó hasta los 13. Un año  después fue a River Plate de Uruguay y a los 15 volvió a Nacional, en donde estuvo hasta los 17, participando de 2 Copas Libertadores. Luego tuvo un paso corto por Colón, antes de venir a Racing, donde está desde el 2014.





"Comencé a los 15 años en la selección uruguaya. Jugué  sudamericano  sub 17 en Bolivia 2012, Mundial de Azerbaijan 2012, Sudamericano sub-20 en Uruguay  2014. Juegos Odesur disputados en Chile en 2014, con la selección mayor. Sudamericano sub-20 en Santos, Brasil 2015. Un gran momento en mi carrera fue formar parte de la selección uruguaya y disputar el mundial de fútbol sub-17 de Azerbaijan".





Ante la creencia popular de que el fútbol femenino aún no es tan aceptado dijo: “No creo que hoy en día sea un ámbito tan machista. Creo que los hombres cada día disfrutan más de ver a las mujeres jugando al fútbol y lo van aceptando. Por ahí cuesta un poco que el arbitraje se dé cuenta que nos deben cuidar más, que no nos golpeemos tanto en los partidos, que no crean que las mujeres nos golpeamos porque somos brutas, sino que muchas veces los partidos se ponen muy calientes y con malas intenciones. Me gustaría que el fútbol femenino se promocione más, se haga conocido, para que los hombres que nunca vieron jugar a las chicas, que vean nuestro potencial y vean que jugamos muchísimo mejor que muchos hombres”.



“El arranque de Racing es bueno, sin embargo nos va a costar, al menos, un torneo la adaptación de nuevo a primera. Luego de dos años en la B va a ser difícil volver a ser competitivas, pero el grupo es muy unido y los profes le ponen mucho trabajo para que volvamos a ser el Racing campeón de todo. El nivel de la Liga es bueno, pero tiene que ser aún mejor. Hay muy buenas jugadoras en Córdoba, pero no va a crecer si no nos fogueamos en torneos de AFA y campeonatos internacionales; lo correcto sería que los clubes de Córdoba  puedan pelear por conseguir un lugar en la Copa Libertadores.



"Con Ale (Alejandro Gimeno) estoy conviviendo hace dos años y tenemos una relación súper afianzada. Lo conocí en Uruguay antes de jugar en Racing y cuando me vine a Córdoba pactamos que nuestra relación en el club debía ser lo más objetiva, formal y sería posible. En el club somos jugadora y técnico y afuera somos novios muy cariñosos.


Sueña con ser profesional y poder vivir del deporte. Vivir como una profesional del fútbol, en todo sentido. Por ahora es moza en un bar-restaurante. Y en lo personal anhela casarme, tener su casa propia y muchos hijos, con la familia paterna cerca. A Córdoba vino buscando nuevas experiencias, un nuevo camino personal, pero además alentada por comenzar una vida al lado de su novio Alejandro.


"Lo que mas extraño es mi familia, por supuesto, pero además el mar uruguayo que es hermoso y la naturaleza en la que viví siempre, salir a cazar, andar a caballo, disfrutar todo lo natural de mi Uruguay querido".