LA LIGA CORDOBESA ENAMORA

Contrariamente a lo que supone el título, este no es un homenaje a los hinchas que aman a algún club de la LCF. Eso ya vendrá más adelante. Esta es la historia de Cindy Jorge, unidos por una cancha.


El viaje de egresados los hizo coincidir en el mismo colectivo, camino a Bariloche. El destino los unía pero, aún así, la cancha de Lasallano logró que se llamaran mutuamente la atención. Juniors-San Lorenzo no es un choque más para ellos, los protagonistas de esta historia. Cindy Vera y Jorge Cuquejo. Periodista deportivo, ella. Arbitro, él.

Ambos recuerdan que en ese viaje, prácticamente, no se hablaron. Pasaron dos años (fines de 2011) para que uno se fijara en el otro. Pero, luego de varios partidos, dieron el primer paso, hablarse. Justamente ese día, Jorge debutaba como asistente en Primera A.

“Coincidir todos los sábados en la sede de la LCF, después de nuestros respectivos partidos, ayudó a que la relación creciera. Hoy en día compartimos muchos amigos, tanto jugadores como árbitros y periodistas. Mucha gente que siempre nos apoyó y compartió con nosotros esta historia”, cuenta ella.

El fútbol, desde siempre, formó parte de sus vidas. Él jugó en inferiores de Instituto hasta los 15 años. Luego se probó en Huracán, donde quedó pero decidió dejar el sueño de debutar en Primera. Inmediatamente después empezó el curso de árbitro, allá por 2009. Ella, desde niña, recibió todo el conocimiento y la pasión por la pelota de su padre. Ese fue su motor para empezar en la profesión.


Cindy, antes de estudiar, trabajó en Radio Latina. Después se formó e integró La Revista del Fútbol durante 4 años. Hoy está alejada provisoriamente. “Creo que el periodismo avanza cada vez mas gracias a la tecnología con la que hoy en día contamos y es una profesión que la sabe aprovechar al máximo, pero también veo que nunca dejan de estar presentes los intereses tanto políticos como económicos y demás, que hacen llegar al punto de desgastar la credibilidad y seriedad de muchos periodistas. Eso es tanto a nivel nacional como local. Es una profesión en la que cuesta llegar y mucho y da lástima que los afortunados que están arriba a veces no sepan aprovechar su lugar. Pero también admito que hay genios del periodismo que da gusto seguir y que hay muchos que prometen mas”, expresó.




Jorge comenzó el curso de árbitro en 2009. Tras varios meses de iniciado, llegó a la cooperativa de árbitros CAFUCC, donde empezó a hacer los primeros pasos. Primero de asistente en torneos amateurs y luego en torneos intercolegiales y divisiones inferiores de Liga Cordobesa. “Como toda carrera, fui creciendo y tuve la oportunidad de dirigir tanto como de asistente y árbitro la primera de LCF. Después de eso, con mucho esfuerzo, y con la oportunidad que me dio la cooperativa, tuve la suerte de dirigir en Torneos Argentinos y Copa Argentina”, contó.







SUEÑOS

Pensando en volver. "Hoy en día extraño mucho la profesión, las canchas, ese trabajo que siempre me apasionó y se que pronto voy a volver, por que no quiero que se quede en algo pendiente para mi vida. Sé que tengo muchas condiciones y mucha gente en el medio que siempre me dio una mano y me apoyó. Quiero crecer en esto por que es lo que siempre quise y lo que elegí, no me veo en otra profesión. Sueño tengo muchos, pero se que en esto se va paso a paso y hay que ser paciente, las cosas tarde o temprano llegan”, son los anhelos de Cindy.

Objetivos claros. “Sin dudas cuando uno comienza en esta profesión piensa en llegar a lo mas lejos posible. Son muy pocos los que tienen esa oportunidad y saben aprovecharla y mantenerse. El año pasado tuve la oportunidad de hacer el curso nacional en Buenos Aires, pero prioricé cuestiones personales. Así que hoy mi sueño mas próximo es poder llegar a recibirme de Arbitro Nacional”, se sinceró Jorge.

“Tanto a nivel local como nacional hay un recambio generacional que, como todo proceso, lleva su tiempo, pero eso no significa que el nivel sea malo. Esta profesión es muy cuestionada, y por mas que el árbitro haya dirigido 89 minutos excelentes y se equivoque en el último instante, siempre se recalcan los errores. Acá hay muy buenos árbitros, eso se ve reflejado en el tiempo que Córdoba ha conseguido que AFA contrate varios árbitros, cerró.

“Durante los años que cubrí la Liga coincidí muchas veces en partidos que ha ido Jorge, pero como siempre fue de asistente no me tocó puntuar específicamente la labor de él, sino la del árbitro principal. Igualmente, siempre debatimos de cómo fue el partido en sí. Pero si lo he visto muchas veces dirigir tanto en LCF como en otras ligas y aunque no estaba de periodista, nunca tuve problema en darle mi opinión, sea buena o mala. De todas maneras, él es muy autocrítico. Aunque sea mi pareja, yo tengo siempre la camiseta de periodista así que sabe que no siempre le voy a tirar flores jajaja”, comentó ella.


LOLO

Hace poco más de un año la vida los sorprendió con la llegada de su hijo Lorenzo. Les cambió la vida para bien, acusan. Coinciden en que es la alegría de las dos familias y que crece en un ámbito de mucho cariño. Lolo, con apenas 5 meses, ya conoció una cancha y vio trabajar a  Jorge. Todavía no saben si seguirá los pasos de papá, de mamá o será el futbolista de la familia.



Bariloche pudo ser el nexo, pero no. La LCF los encontró. Tienen por delante un gran futuro. Pero nunca se olvidan que se conocieron (o se descubrieron) en las canchas de la Liga Cordobesa. Esas que enamoran, no solamente al hincha de su club.