LA FAMILIA ANTE TODO

Una linda historia para contar. La de Ricardo Maldonado, el entrenador de Libertad y dueño de un apellido con historia.


La “L” volvió a Primera A de la Liga Cordobesa en 2012. Antes, Libertad subía y bajaba. Desde que Ricardo Maldonado es el DT, el equipo de Chacras de la Merced es protagonista y ya no mira la tabla del descenso. Ricardo es Kiki (por una hermana que, cuando eran muy pequeños, confundía Riky con Kiki). Desde 2013 dirige a uno de los equipos con más seguidores de nuestra Liga.

Decir Maldonado es hablar de Libertad, sin dudas. Además del actual entrenador, varios hermanos están en el club. Marcelo es el presidente. Rafael y Guillermo integran la comisión directiva. Y Mauricio es su ayudante de campo. Todos siguiendo el mandato de papá.

“Mi viejo es mi todo, mi espejo, mi orgullo, él dejó gran parte de su vida en el club. Su petición siempre fue que sus cenizas estuvieran en la cancha y es por eso que le cumplimos su deseo. Sus cenizas están en el campo de juego, seguramente descansando en paz, porque era lo que mas amaba, aparte de su familia. Libertad lo era todo para él, así como lo es para mí y mis hermanos". Alberto Maldonado fue canchero, dirigente y hasta manejó el buffet del club. en épocas en las que mamá Marta lavaba la indumentaria.



Kiki nació hace 35 años en nuestra Córdoba. Entre 2008 y 2010 fue coordinador de inferiores y ademas, dupla técnica en el primer equipo. Sus primeros pasos al mando del banco de la "L" no fueron de lo mejor, pero se acomodó y en ese primer año estuvo cerca de clasificar al TDI. Siempre con un plantel de jugadores identificados con el club. Como los Maldonado.

"Creo que Libertad está en el momento de lograr algo importante. Ya dejamos de ser un extraño en la categoría. Ahora estamos afianzados. Todo es mérito del grupo, el mejor de los últimos años", arranca ilusionado.









"La hinchada de Libertad es la más fiel, la que está en las buenas y en las malas mucho más, como ellos cantan. Sin dudas, y sin ofender a nadie, para mí una de las de mas convocatoria y mas seguidoras, sin dudas. Sábado a sábado le dan el plus que todo jugador necesita. La banda de los Pibes, la que canta los 90 minutos y la de mejores recibimientos", dijo Kiki.








"Mi ídolo futbolístico es mi hijo Jeremías. Disfruto verlo entrar a un campo de juego y correr detrás de una pelota. Tiene un gran futuro. Él y su hermano Benjamín lo son todo en mi vida. Son el tesoro mas preciado que tengo, la mayor bendición que recibí de Dios. Jere está en la octava de Juniors, es delantero de área y, me toca de cerca, pero le veo gran futuro, desde los 4 años que práctica el fútbol. Benja ahora está más enfocado en la Pre-Lifi. Con el colegio San Ramón Nonato está aprendiendo, también pinta para ser delantero y goleador como el hermano".


EL BOCHA Y EL ROJO


"Independiente de Avellaneda es mi debilidad y unas de las pasiones que mi viejo nos dejó a mí y  mis hermanos. Y yo se lo inculco a mis hijos, hasta mi señora, sobrinos y cuñadas son del Rojo. En fin amor puro para mi Rey de copas. Llevo el nombre de Ricardo por el gran Ricardo Enrique Bochini".

Admira a Ricardo Zielinzki. Entre otras cosas, por tener los objetivos bien definidos, por su humildad y simpleza. Cosas en común con Kiki. 



"Los sueños en el fútbol son ver a mis hijos jugar en primera y salir campeón con el Club Atlético Libertad. Y en la vida, ver felices a mis hijos y que me hagan abuelo. También llegar a viejito con mi señora Patricia, que mi vieja esté llena de salud y la unión de mis hermanos, como hasta hoy, herencia que mi viejo nos dejó".



Desde que Libertad lleva ese nombre (hasta 1954 era Nacional), nunca se mantuvo 3 temporadas consecutivas en Primera A. Con Kiki Maldonado en el banco, y toda una familia detrás apoyando, la "L" parece estar instalado definitivamente en la elite del fútbol local. Siguiendo el sueño de Alberto "Chancha" Maldonado. La familia ante todo.