CEPILLO VALDEZ APORTA LA EXPERIENCIA

Carlos Alberto Valdez es el jugador que le suma todo el trajín de varios años en el fútbol al joven plantel de Calera Central. Su historia.


Un 24 de marzo de 1983 llegó a éste mundo. El oriundo de Calera juega adonde se inició. Esa ciudad es su casa. Y el Albirrojo es el color que mejor le queda. 

Este paracaidista "cayó" a Calera hace 4 años a dar una mano. La juventud necesitaba de sus experiencias. Cepillo aporta lo suyo.

Es padre de Valentina (11), Victoria (3) y Ciro (8 meses) y trabaja en una empresa de colectivos, gracias a la ayuda de su hermano de la vida, Sebastián Bustos, compañero en varios equipos. "En 2003 entré al Ejercito porque no tenía trabajo y había abandonado el fútbol. Hice 62 saltos de paracaídas. Estuve en el Regimiento de Infantería 14 y en la mejor compañía, la B", contó.




Apenas con 5 años empezó en el fútbol, en el Club Infantil de La Calera, donde ganó dos Mundialitos, en nuestra ciudad y en Chile. A los 11 llegó a Las Palmas y, con sólo 16, debutó en la Primera de la mano de Jorge Guyón.

Un tiempo después tuvo la posibilidad grande de probarse en Boca Juniors, en donde le fue bien pero no pudo quedarse por diferencias económicas. Algo similar de lo que le sucedió en Argentinos Juniors. A su vuelta, en la Docta le esperaba una chance en Talleres y luego en Racing. Tras esto, rompió redes con la camiseta de Sportivo Nono.

"Delantero potente, con gol, sacrificio y trabajo, pero con poca gambeta", según su autorretrato. Es hincha de San Lorenzo y pudo cumplir el deseo de su padre, quien se fue físicamente hace 3 años, de conocer el Nuevo Gasómetro. Siempre admiró a Maradona y, en su puesto, a Batistuta.

"Soñé con jugar en Buenos Aires y lo pude lograr, pero la suerte me jugó una mala pasada"   dijo Cepillo, como le llaman a Carlos. Ese es un apodo heredado de su padre.



"El sueño que tengo ahora, con mis amigos, es poder dejar a Calera Central en Primera A. Y para eso hicimos una de las mejores pretemporadas en la historia del club".






En Calera, hay un grupo que sueña con el ascenso. Pablo Sicovich, el DT, tiene un plantel joven para lograr ese objetivo. Cepillo Valdez aporta la experiencia.










Publicada el 24/05/2015

En 2017 no podrá jugar oficialmente en Liga Cordobesa de Fútbol por superar el cupo de mayores.