UN NUEVO REGRESO

Rodrigo Gaitan volvió a jugar tras menos de 6 meses de su operación de ligamentos cruzados. Fue titular en el 4-1 de Peñarol sobre Bella Vista.

Por Julio Oronado

Caer y levantarse. Una y otra vez. El Cata Gaitan lo sabe mas que nadie. Hace poco mas de 6 meses (13/09/2014), se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla izquierda. La dureza de la cancha de la Liga Cordobesa le jugó una mala pasada y tuvo que ser reemplazado en el 0-0 frente a Universitario. Antes, en 2013, la otra rodilla sufrió la misma lesión. Aquella vez fueron casi 8 meses sin competencia. 

En el medio de eso le pasó de todo: desde la pérdida de su madre hasta los reclamos ante la Liga Cordobesa por el cupo de mayores, pasando por salir campeón con Peñarol, su arenga que dio vueltas al mundo, el conflicto laboral con el diario "El Argentino" y el título intermedio de Comunicador Social.

Antes de ganar dos veces la Liga y lograr el ascenso al Federal B con la Peña, pasó por Las Flores. Hizo inferiores en Deportivo Colón (alianza entre Avellaneda y Escuela Presidente Roca) y Unión San Vicente

Volver a las canchas era casi una obligación para él. Y el sábado 28 de marzo lo pudo hacer en la goleada de la Peña, con la 5 en el dorsal. Fue mucho antes de lo previsto, ya que el 4 de abril era la fecha programada para la vuelta a las prácticas.

La operación fue el 3 de octubre (5 meses y 3 semanas antes del regreso), en la Clínica Sucre. El Dr. Facundo Segura, mismo profesional que lo intervino quirúrgicamente en la otra rodilla, fue quien lo operó. La recuperación fue en el centro Cota Sport, a cargo de Sergio Molina, mismo fisioterapeuta que lo ayudó con la rehabilitación la primera vez.

"El último mes y medio de recuperación fue de 3 horas por día. A los 30 años todo es más difícil", dijo Gaitan.

Sergio Allende, DT del Millonario, se mostró contento por la vuelta del Cata: "Es muy importante lo que aporta como jugador. Es un tipo que maneja distintos sistemas de juego, es muy inteligente y obediente. Aporta una gran nobleza y convicciones a sus compañeros. Siempre está sumando y tiene un gran temperamento. Un jugador muy importante para el equipo".

"No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista. Gracias vieja por enseñarme a nunca bajar los brazos".

Las palabras del Cata, horas después del regreso, fueron el fiel reflejo de esa sensación de revancha. Volvió Gaitán. Un nuevo regreso.




Formación inicial de Argentino Peñarol en el 4-1 sobre Bella Vista