VENÍ MANZANA

Andrés de Mingo es defensor en General Paz Juniors. Antes jugó en Racing, Defensores Juveniles y tiene cosas ganadas con All Boys. Conocé al dueño de la pegada mágica, que de a poco está volviendo.

Por Julio Oronado

“Creo que en este momento del año he mejorado mucho la parte física y sobre todo lo mental, estoy muy enfocado en los entrenamientos para poder ganarme un lugar dentro de los 11”, arrancó diciendo.

Es que en recuperar protagonismo perdido pasa hoy su vida. Después de varias temporadas de ser un referente en All Boys (con ascenso y clasificación a AFA incluido) le tocó llegar a Juniors y todavía no ha podido mostrar lo que puede dar. Y es consciente que su nivel, en lo poquito que jugó, no fue bueno. Pero el DT Allende lo volvió a tener en cuenta para la fecha de clásicos. “Vení Manzana”.

A punto de cumplir 23 años, mantiene sus anhelos. “Como sueño en esta vida, tengo poder formar mi propia familia y tener mi casa propia y ser feliz junto a la familia que forme. Y en el fútbol, el sueño y la meta es llegar lo mas lejos posible, todo depende de uno mismo. Soy un convencido de que con mucho esfuerzo, sacrificio y trabajando duramente, todo llega”.



PEGALE MANZANA

“Creo que gran parte de la pegada se la debo a mi viejo y mi hermano. Ellos, todo el tiempo, me enseñaban a patear y a mejorar. Aunque de cuna algo traigo, me dijeron que mi abuelo Andres le pegaba muy bien también ja ja”.





“El ascenso del 2013 con All Boys fue una locura total. Pasamos de estar a un pasito del descenso a clasificar octavos de 8 que se clasificaban. En los play off pasamos el primero con Lasallano, que había clasificado primero y fuimos muy superiores en esa serie. Y el segundo play off sufrimos muchísimo pero valió la pena. Ganamos el primero 2-0 y el segundo perdimos 3-2, pero subimos por diferencia de gol. Fue algo que lo recuerdo perfectamente, ascender en el estadio Mario Kempes, con mi viejo como DT y mi hermano de ayudante de campo es algo que no tiene precio, en eso me siento un privilegiado. Y después llego el 2014, en el que hicimos una excelente campaña y sin darnos cuenta nos metimos en el Federal C 2015. Un torneo de AFA, algo que el club nunca había jugado. Si bien los resultados y la suerte nos fueron un poco esquivos”. De Mingo fue titular en los 4 cotejos que el Albo de Rosedal disputó en el Federal C 2015.

“Yo debuté el 6 de agosto del 2011 en Defensores Juveniles, de la mano de Hugo González. Fue algo sorpresivo, ya que el jueves después del entrenamiento me mandó a buscar y me dijo que iba a jugar de titular el sábado. Me explicó lo que quería y me dio su apoyo. Cuando llegué a casa y le conté a mis viejos y mi hermano se pusieron muy contentos”. En Los Boulevares estuvo dos años.

Cuando no juega, reparte golosinas junto a su papá. En casa lo espera su mamá, con una costumbre repetida a diario. Ella se encarga de lavar la ropa para que Andrés repita su rutina. Él valora mucho eso, claro. Para todos es Manzana, por la foto de un diario que vio su padre. A partir de allí, “Andres” solo va en el DNI.

ZULE 
“Zule es mi abuela del corazón. Dios decidió llevarla hace 3 meses y fue un golpe muy duro para mi. Ella siempre me seguía en el fútbol, estaba en todos lados. Cuando ascendimos en el Kempes faltaban 20 minutos y apareció atrás de la tribuna Artime, arco que defendíamos. No se como hizo y se metió ja ja. Tengo miles de recuerdos hermosos de ella y se que es un angel que tengo allá arriba, que me guia en cada paso y me ayuda en cada decisión que me toca tomar. Me quedan tres abuelos de sangre con vida (Andres y Chirina por parte de padre, y Filo por parte de madre), así que trato de disfrutarlos lo mas que puedo”.





Por sus propias ganas de llegar. Por su familia. Por Zule. Porque todavía no le piensa aflojar a las ganas de jugar. Él sigue. ¿Largar todo? ¡Vení Manzana!